<<Nuestra Madre, nos unirá todavía más como familia espiritual y nos ayudará a superar esta prueba>>(Papa Francisco)

María, madre de Jesús,

madre de la Iglesia y madre nuestra,

es para los cristianos una compañera fiel,

un modelo de seguimiento luminoso

y preñado de ternura, servicio y sacrificio.

Una mujer fuerte, discreta, sensible y atrevida.

Una mujer comprometida, con una confianza plena en el Señor.

Una mujer siempre cercana a los enfermos,

a los que sufren, a los más vulnerables.

Una mujer santa, elegida, bálsamo y unción.

Una mujer que es salud para el pueblo de Dios.

Este mes de mayo lo dedicamos a ella. Que sea ella la que nos hable de Jesús. Que sea ella la que acompañe este momento excepcional. Que sea ella la que afiance nuestra fe y interceda ante el Padre por todos nosotros, de modo especial por los enfermos y sus familiares.

María, madre de Dios y madre nuestra, salud de tu pueblo, ruega por nosotros.

Que así sea